PROMOCIÓN DE UNA PUBLICACIÓN

PROMOCIÓN DE UNA PUBLICACIÓN

Imagen: Eduvim (1975). Primera Feria Internacional del Libro en Buenos Aires.

Cuando se refiere al término “promoción” en una editorial, es para incluir todos los métodos empleados por la empresa para dar a conocer un título y hacer que la gente desee adquirirlo. Así, esta tarea implica desarrollar ideas creativas en torno a la atracción de la atención y de ingresos para el sello, por lo cual, se destinará a un sector clave, el publicista, con el que también suele conjuntarse el editor o incluso todo el departamento editorial.

Cada libro requiere de necesidades promocionales específicas, por ello, como en otros procesos del desarrollo editorial, no existe una fórmula precisa que pueda ser usada para con todos los títulos que se producen, además de que, probablemente no sea posible realizar lo deseado por restricciones presupuestales, pues los recursos destinados a cada ejemplar son distintos, y esto se debe a un fondo de promoción que equivale al 10% del total de las ventas esperadas en su primera edición; aspecto que no debe rebasarse, a menos que el título haya sido exitoso.

Existen diversos métodos para promocionar un libro, sin embargo, algunos pueden ser inútiles para diversos tipos de publicación, es por ello que, se han recabado los más favorables para realizar promociones generales por medio del forro, ejemplares de obsequio para la prensa, presentaciones, anuncios entre libreros, visitas de vendedores a librerías, escuelas, y, el empleo de algún tipo de publicidad impresa.

Sin embargo, existen otros tipos de recursos con los que las campañas de promoción pueden trascender de forma elemental; se trata de “la camisa”, que puede servir como un “gancho visual”, donde el cliente potencialmente atraído tendrá curiosidad por saber más acerca del libro, identificando quién es su autor, leyendo algunas críticas calificativas, y otros detalles que pueden alojarse en este para atribuirle en ventas.

También están los “ejemplares para reseña”, que pueden ser la forma más efectiva y económica de promoción, donde los libros para este fin son enviados a periódicos, revistas, estaciones de radio y televisión, para que se comenten, critiquen o recomienden, fomentando su consumo a través de sus propios medios.

Video: Hélice (2018). Promoción en Editoriales.

Existen muchos factores que determinan la amplitud de la lista de envío de los ejemplares para reseña, entre los que destacan la extensión geográfica y el idioma dominante de los interesados, el número de medios con los que se cuentan, el tipo de publicación, y por supuesto, el tiraje de la edición, pues es difícil imaginar una versión del título para diversos países; una regla promedio para este tipo de promoción es que, no se deben requerir más de 200 copias para su distribución.

Lo anterior tiene relación con los contadores de la empresa editorial, pues finalmente el producir estas publicaciones implican un costo, y es importante mencionar que con estas no se aplica cobro alguno, por ello, el número de ejemplares para “reseñar”, se debe determinar con anticipación y se le debe restar al total de copias impresas antes de que también el departamento de ventas realice cálculos de ingresos estimados, pues de lo contrario, estos libros deberán figurar en el costo de producción.

Las “copias para presentación”, son otro método de promoción, y consiste en enviar ejemplares para reseñar de forma gratuita. Estos algunas veces se mandan con notas del autor, solicitando el punto de vista de su obra. Así, los destinatarios pueden llegar a ser tan diversos entre los que destacan líderes de opinión de la vida cívica e intelectual, especialistas en la materia tratada en el libro, conferencistas, figuras importantes del ámbito educativo y bibliotecario, distribuidores, y hasta editores de editoriales, donde la recuperación del costo se maneja de la misma manera que con los de “para reseñar”. Aquí, también es necesario dedicar más tiempo a preparar la lista de personas a las que se hará llegar la obra, con el fin de evitar su desperdicio.

Finalmente se pueden mencionar otras opciones, como las visitas de los representantes de ventas, la renta de espacios publicitarios en diversos medios y soportes, los anuncios por correo, la implementación de cupones y descuentos, la producción de carteles en librerías, exposiciones y ferias de libros, presentaciones y firmas de autógrafos por el(o) autor(es), hasta entregas de premios derivados de convocatorias editoriales.

Fuente de consulta:

Smith, D. (1991). Promoción: hacer que la gente desee comprar el libro. En D. Smith, Guía para la publicación de libros (págs. 131-147). Guadalajara: Universidad de Guadalajara - Asociación de Editoriales de Instituciones de Educación Superior en México.

Control de lectura 9