LAS PARTES DE UNA PUBLICACIÓN

LAS PARTES DE UNA PUBLICACIÓN

Imagen: Stookunlimited (s/f). Open book.

Para ubicar y señalar las partes de un libro, no existe precisión o norma fija, pues estas pueden cambiar o variar ligeramente en algunas editoriales. En el mayor de los casos, los segmentos que se presentan a continuación sirven como modelo, pero también se deben tomar en cuenta otras cuestiones como el diseño y la elección de los materiales para eliminar o suprimir alguna(s) sección(es) del ejemplar.

Una de las primeras partes es la cubierta o primera de forros, donde se indica el nombre del(os) autor(es), el título y subtítulo de la obra, el número del volumen o tomo y el nombre de la editorial. Por razones estéticas, algunas veces estos datos suelen abreviarse o eliminarse, lo que no podrá hacerse en la portada.

En la retiración de la portada o segunda de forros, que usualmente cubren la primera y segunda página, “se dejan en blanco”, y son conocidas como “hojas de respeto o cortesía”. Después se encuentra la falsa portada, anteportada o portadilla, que ocupa la tercera cuartilla, donde se sitúa el título del libro, a veces abreviado; y si la obra pertenece a una colección o serie, pues aquí se registra el nombre de esta y de la persona que le dirige.

La cuarta página de la publicación es conocida como contraportada o frente-portadilla, donde se asientan datos como el nombre del(os) autor(es), título completo de la obra, y subtítulo si lo hay, nombre y logotipo de la editorial, lugar(es) donde se encuentra establecido el sello y el año de publicación. En ocasiones, aquí figuran los créditos a traductores, prologuistas, introductores, presentadores, ilustradores, fotógrafos, entre otros, donde después, es poco común encontrar en la siguiente cuartilla, la quinta, alguna imagen que recibe el nombre de “frontispicio”.

Video: Lourdes Doménech (s/f). Partes del libro.

A continuación, en la sexta cuartilla se halla la página legal, donde se imprimen todos los datos que, por ley, para su comercialización, debe llevar un ejemplar: nombre del propietario de los derechos de autor e información relativa a la edición original, como la fecha de publicación, el nombre y domicilio de la editorial, los números ISBN correspondientes a la obra completa, y la leyenda “Impreso y/o hecho en México”. Algunas veces, suelen omitirse algunos datos, por lo que existe otra forma de incluirlos llamada “colofón”, donde se ubica el nombre del impresor (con firma y dirección) y el número de ejemplares del que consta el tiro. En ediciones modernas, se incluyen el tipo de papel que se usó, la familia y los cuerpos de la(s) tipografía(s) utilizada(s), así como datos del encuadernado.

Posteriormente viene la séptima página, la dedicatoria o epígrafe, donde brevemente se agradece la materialización de la obra. Luego está la cuartilla en blanco o cuartilla falsa, pues la “costumbre editorial” impone comenzar con el primer capítulo o el inicio del contenido, en páginas impares, pero como se mencionó anteriormente, esto puede variar si se omiten algunas partes o segmentos, por lo que muchas veces estas cuartillas pares suelen ser ocupadas por títulos o cornisas y textos complementarios elaborados por autores o personajes prestigiosos: advertencias, prólogos, prefacios, presentaciones o introducciones.

Aquí es necesario abrir un paréntesis, pues a continuación, se exponen las “páginas preliminares” (en México), “principias” (en España y otras partes del mundo) que debe contener una publicación, usualmente en sus hojas finales: índice general, de contenido o tabla de materias, donde se enlistan los capítulos o subdivisiones del ejemplar, aunque algunas veces suele incluirse al principio. Después se encuentran los apéndices o anexos, que pueden ser cuadros o materiales gráficos, notas cuando no van al pie de la página, la bibliografía, algún vocabulario o glosario, e, índices analíticos o de láminas, donde se referencian ilustraciones o fotografías utilizadas en el texto.

Finalmente, viene la tercera de forros o retiración de la contraportada, donde la página suele “ir en blanco”, aunque algunas editoriales ocupan este espacio para insertar publicidad de títulos publicados y los que están por publicarse en la misma serie o por el(los) mismo(s) autor(es); y la cuarta de forros o contraportada, donde las editoriales suelen ofrecer una sinopsis de la obra, el(os) currículo(s) o semblanza(s) del(os) autor(es), e incluso, algunas críticas del libro, con la intención de allegar elementos de juicio al probable consumidor.

Fuente de consulta:

Zavala Ruíz, R. (2003). El libro por dentro y por fuera. En R. Zavala Ruíz, El libro y sus orillas (págs. 21-34). México: Universidad Nacional Autónoma de México - UNAM.

Control de lectura 7