EDICIÓN DE UN MANUSCRITO

EDICIÓN DE UN MANUSCRITO

Imagen: Greelane (2019). Convenciones de edición del estilo de la casa.

Un editor es el responsable de la búsqueda y publicación de ideas, pero también trata la orto-tipografía de estas para finalmente llevarlas a la imprenta en donde serán producidas, encuadernadas y puestas a la venta a los libreros o al público lector. A este proceso se le conoce como “edición del manuscrito” o “corrección del original”.

Algunas veces el mismo editor, que pacta con el o los autores, es el encargado de todo el departamento editorial, sin embargo, para enfatizar en la labor de la corrección de originales, será preciso llamarle “corrector”. Así, durante el proceso de edición, manejará inequívocamente relaciones con traductores, diseñadores, dibujantes y tipógrafos, que, en conjunto, trabajarán con el manuscrito hasta su salida al público.

Uno de los dilemas en la edición de originales, es que algunos autores se rehúsan a someter sus ideas a corrección, sobre todo porque quieren cuidar la forma en que estas son comunicadas, es por ello que, “ni ellos mismos” pueden encontrar las fallas en su creación, sin embargo, algunos otros logran reestructurar sus textos en conjunto, logrando así, una presentación más clara y concisa.

Video: Editorial Letra Minúscula (2020). X CORRECCIÓN de estilo y ortotipográfica.

Para iniciar con el proceso de edición, el corrector debe asesorarse de la legibilidad de las palabras del manuscrito, para que, durante la corrección, no tenga que preocuparse por averiguar lo que el autor quiso decir. Por lo que, si el original es entregado en malas condiciones, el editor debe regresarlo y pedir que se le entregue con una mejor presentación.

El segundo de los aspectos imprescindibles a evaluar es la unificación del manuscrito, en donde principalmente se revisa el tercer aspecto, el cual involucra a la ortografía, puntuación y gramática. Con estas observaciones del original, las posibles fallas encontradas son sometidas a una valoración, algunas veces con el apoyo de diccionarios o libros sobre estilística, sin embargo, todas estas actividades deben realizarse con sutileza, pues no se pretende cambiar el entendimiento o las ideas que el autor desea expresar.

Para el cuarto aspecto, la delicadeza debe cobrar frutos, pues como se mencionaba anteriormente, en la corrección de los aspectos gramaticales se trata de no interferir con las ideas del autor, por lo que, muchos de ellos se niegan a someter a revisión sus originales, pues temen que se altere su “estilo de escritura” que les diferencia del todo; aun así, el corrector debe buscar su confianza para considerar propuestas, con la convicción de ayudarle a clarificar y precisar los contenidos.

En el quinto aspecto, se debe tratar de comprobar la veracidad de la información contenida en el manuscrito, pues algunas veces puede presentar inconsistencias, ficciones o información falsa que pueden causar desconcierto o algún aspecto negativo en el lector: no se busca engañarlo o hacerle pasar una mala experiencia, si no ofrecerle un producto objetivo, conciso y de calidad.

Para el sexto segmento del proceso de edición, se debe buscar tener claridad y originalidad en las ideas del autor, ligadas a la propiedad y legalidad, pues el propósito de esto es que, tras su publicación, no se infrinjan leyes o derechos de terceros, evitando demandas, acusaciones, difamaciones y desprestigios para la empresa editorial.

Y finalmente, en el séptimo aspecto, el proceso de edición se debe centrar en los detalles de la producción, donde el corrector comprobará si la obra se encuentra completa en su totalidad y dará marcha a su reproducción. En esta labor, se revisa que el manuscrito contenga una portada, un índice, un prefacio, prólogo o introducción, pies de página, imágenes, pies de imágenes, títulos en los capítulos, bibliografía, glosarios, y demás elementos en sincronía, aprobando en todo momento el contenido que se busca difundir.

Fuente de consulta:

Smith, D. (1991). Corrección del manuscrito. En D. Smith, Guía para la publicación de libros (págs. 69-82). Guadalajara: Universidad de Guadalajara - Asociación de Editoriales de Instituciones de Educación Superior en México.

Control de lectura 5