LA ADMINISTRACIÓN. DISCIPLINA QUE LO MUEVE TODO EN UNA EMPRESA EDITORIAL

LA ADMINISTRACIÓN. DISCIPLINA QUE LO MUEVE TODO EN UNA EMPRESA EDITORIAL

Imagen: L´indice Online (2020). "Rostros e implicaciones de la edición editorial italiana".

A ciencia incierta, se cree indudablemente que quien trabaja en la gestión y promoción de empresas editoriales lo hace principalmente porque se obsesiona del acto de la lectura, de leer, y está bien forjarse ese entendimiento, sin embargo, esa característica suele ser un cliché abordado desde el desconocimiento de la práctica, pues dentro de este fenómeno viene inserta una disciplina que lo mueve todo materialmente: la administración.

La administración sistematiza procedimientos de organizaciones, y por ello se ha constituido como una práctica profesional en las editoriales, pues estas son conformadas por una gran estructura, un grupo de personas orientadas hacia un fin común, donde disponen de recursos materiales y humanos, y de conocimientos y reglas específicas para conseguir su eficaz funcionamiento.

Existen también otro tipo de instituciones que, sin poner un producto o servicio en el mercado logran incorporar a la administración para que sigan en marcha: a estas se les llama organizaciones sin fines de lucro, donde lo religioso, lo cultural, lo filantrópico, lo estatal y algunas veces lo político, brindan conocimientos o preceptos de su índole de forma gratuita, incluso a través de medios impresos.

Una organización no solo busca la creación de un valor económico, del que algunas veces subsiste, sino también adquirir un carácter simbólico para insertarse en la sociedad. Sobre las editoriales, estos valores determinan su esencia que se manifiesta en su catálogo, distribución de actividades y contenidos, y hasta en la forma en la que ofrece sus productos.

Para una editorial sus objetivos materiales inician con la selección de un autor y la evaluación de su original o manuscrito, le siguen el cálculo de los costos de producción, el precio de venta del título al público, la logística de las dinámicas promocionales, hasta la elección del número de tiradas finales de la obra, mientras que, en sus objetivos filosóficos encuentra la inserción del estilo de la publicación abordándola desde el lenguaje, el diseño y la presentación, sin olvidar su incomparable y remarcada esencia que objetivamente la identifica de todo.

Video: Hélice (2018). Qué necesitamos para crear una editorial.

Todos los resultados de los procesos que guía la administración pueden hacer de una editorial una marca prestigiosa y reconocida, o en los peores casos, un sello con poca relevancia; es por ello que, la claridad, la viabilidad y la rentabilidad serán ámbitos imprescindibles para que vinculen a una empresa con su éxito corporativo. En este sentido, se deben dar respuesta a tres cuestiones fundamentales como, qué necesidad(es) se desea(n) satisfacer, a partir de qué producto(s) o servicio(s) se logrará, y finalmente, con qué ventaja(s) competitiva(s) (su oferta-demanda) se diferenciará de la competencia.

El editor, pieza clave y fundamental en la organización, será el encargado de fundamentar los valores administrativos para lograr la rentabilidad de la editorial, por lo que, además de vincularse con diversos actores, velará por las necesidades y la eficacia de la gestión para con los autores y lectores inmersos de principio a fin en toda su labor; pero no todo es su trabajo, pues, aunque puede ser capaz de trabajar en todos los sectores de la empresa, existe dentro de la administración una “organización segmentada”, íntimamente vinculada con la división del trabajo, roles y especialidades de estos otros actores o participantes.

Así, una organización segmentada, consigue optimizar recursos, tiempo y costos, ganando eficacia, naciente de la combinación y división de tareas en unidades funcionales o departamentos, de forma que todo el proceso se vuelve jerárquico en medida que incrementa el trabajo, aumenta la complejidad en las actividades y operaciones, dando como resultado un organigrama que dirige todos estos roles de forma estratégica.

Por lo que, un organigrama o la ejecución de estos planes en editoriales, incluyen todo el proceso de la venta de un libro, que va desde su logística, producción, comercialización, distribución y promoción del título.

Fuente de consulta:

De Sagastizábal, L., & Esteves Fros, F. (2002). Administración de una empresa de cultura. En L. De Sagastizábal, & F. Esteves Fros, El mundo de la edición de libros. Buenos Aires: Paidós/Diagonales.

Control de lectura 2